Guía sobre los Impuestos y fiscalidad en Irlanda 2023

impuestos en irlanda

Irlanda es uno de los destinos preferidos para trabajadores y empresas. Una de las razones principales de que sea un lugar tan atractivo para instalarse es la cantidad de impuestos que puedes llegar a ahorrarte comparado con otros países del entorno. 

Dependiendo de si quieres trabajar por cuenta propia, para otro o montar tu propia empresa, deberás pagar unos impuesto u otros. 

Los trabajadores por cuenta ajena están sujetos al sistema de impuesto a cuenta (PAYE: Pay As You Earn), que se aplica de acuerdo con los límites de exención establecidos por el gobierno.

Las personas físicas que trabajan por cuenta propia (trabajadores autónomos) son responsables de pagar sus propios impuestos a través del sistema de autoliquidación.

En cuanto a las empresas, están sujetas a varias tarifas impositivas en función de su ámbito de actividad. El impuesto sobre sociedades es el más importante, y está sujeto a dos tarifas diferentes según el tipo de ingresos obtenidos por la empresa.

Índice
  1. Impuestos para los trabajadores en Irlanda
    1. 1. Impuesto sobre la renta (IRPF en España)
    2. 2. PRSI (Pay Related Social Insurance)
    3. 3. USC (Universal Social Charge)
  2. Impuestos paga los trabajadores autónomos
    1. 1. Pay Related Social Insurance (PRSC)
    2. 2. USC (Universal Social Charge
    3. 3. Value Added Tax (VAT)
  3. Impuestos para las empresas en Irlanda
    1. 1. VAT (Valued Added Tax)
    2. 2. Impuesto de Sociedades
  4. Conclusión

Impuestos para los trabajadores en Irlanda

Trabajar por cuenta ajena es una opción popular para los extranjeros. A diferencia de otros países de la Unión Europea, Irlanda ofrece una variedad de oportunidades laborales para extranjeros, lo que le permite disfrutar de un trabajo seguro y bien remunerado. 

Si eliges esta opción, deberás pagar unos impuestos por las rentas obtenidas similares a los que pagarías en España o en tu país de origen.

1. Impuesto sobre la renta (IRPF en España)

Si trabajas en Irlanda para un empleador o empresa, el impuesto que vas a tener que pagar es el IRPF Irlanda. Esto significa que tu salario se verá reducido por el impuesto antes de ser pagado. El impuesto aplicable dependerá de tus ingresos anuales.

Los empresarios deducen el impuesto sobre la renta de sus empleados directamente de sus salarios a través del sistema Pay As You Earn (PAYE)

¿Quieres estudiar inglés en Irlanda?

✅ Trabajo con más de 15 academias en todo el país
✅ Vivo en Dublín desde hace más de 9 años
✅ He ayudado a más de 700 estudiantes

La cuantía de los impuestos que aporta el asalariado depende de la cuantía de los ingresos que percibe y de sus circunstancias personales. 

Existen varios créditos y desgravaciones fiscales que pueden compensar las obligaciones fiscales de los empleados, y que éstos pueden solicitar a través de las Comisiones de Hacienda.

La cuantía que tendrás que pagar dependerá de tu situación personal. En función de cuál sea y de los ingresos obtenidos, pagarás los siguientes porcentajes:

  • Soltero o persona que vive sóla: Hasta 40.000€ al 20%, el resto al 40%
  • Pareja con un solo ingreso: Hasta 49.000€ al 20%, el resto al 40%
  • Pareja con dos fuentes de ingresos: Hasta 80.000€ al 20%, el resto al 40%
  • Familia monoparental: Hasta 44.000€ al 20%, el resto al 40%

 

2. PRSI (Pay Related Social Insurance)

El PRSI es el equivalente a la cotización a la Seguridad Social. Es un pago que efectúa tanto el trabajador como el empresario. 

El importe depende del salario del empleado y es la principal fuente de financiación de las ayudas sociales.

El importe total abonado por un empleado en un periodo de pago se denomina cotización PRSI. Una parte la paga el propio trabajador y otra el empleador. 

Si ganas más de 352€ a la semana, la cotización a tu cargo será del 4,0 %. Si ganas 352 euros o menos a la semana (importe previo a las deducciones fiscales), no estás obligado a cotizar a la seguridad social. Aun así, seguiráes tando cubierta por la seguridad social de clase A y la empresa seguirá pagando su parte de las cotizaciones PRSI.

3. USC (Universal Social Charge)

Todos los trabajadores que ganen más de 13.000 € anuales deben pagar el USC, que es otro impuesto progresivo. El empleador lo deduce en el momento de procesar la nómina a través de PAYE (Pay As You Earn).

Las cotizaciones al USC determinan tu derecho y el de tus familiares a muchas prestaciones, incluida la ayuda al desempleo. 

El USC se devenga sobre los ingresos brutos, incluida la remuneración ficticia (el valor de las prestaciones no monetarias, como las prestaciones en especie) y las cotizaciones al régimen de pensiones, una vez aplicadas las desgravaciones e indemnizaciones. 

El tipo aplicable depende de los ingresos obtenidos: 

  • 0,5%: Hasta 12.012 €
  • 2%: De 12.012,01 € a 21.295 €
  • 4,5%: De 21.295,01 € a 70.044 €
  • 8%:  A partir de 70.044,01 €
  • 11%:  Rentas de autónomos superiores a 100.000 €

Impuestos paga los trabajadores autónomos

¡En Irlanda no hay cuota de autónomos! Esta es una de las razones para trabajar en Irlanda por cuenta propia. Algo que sin duda hace que sea mucho más sencillo emprender en comparación con España.

Como autónomo, pagarás el impuesto sobre la renta en régimen de autoliquidación una vez al año. La autoliquidación significa que eres responsable de calcular los impuestos que te corresponden.

Pagarás el Impuesto Preliminar (una estimación del impuesto adeudado por el año comercial en curso) como tarde el 31 de octubre de cada año. Presentará también la declaración de la renta del año anterior a más tardar el 31 de octubre. Si lo hace por internet, a través del Revenue Online Service (ROS), el plazo suele ser un poco más amplio.

Los impuestos que deberás pagar como trabajador autónomo en Irlanda son los siguientes:

1. Pay Related Social Insurance (PRSC)

Al igual que los trabajadores por cuenta ajena, también tendrás que pagar PRSC. Existen distintos tipos de PRSI para las distintas categorías. 

La mayoría de los trabajadores por cuenta ajena abonan el PRSI de clase A, mientras que los trabajadores por cuenta propia cotizan al PRSI de clase S.

Entre las personas que cotizan por la clase S se encuentran los agricultores, los profesionales, determinados directores de empresa, las personas que trabajan por cuenta propia o en sociedades y las personas con ingresos procedentes de inversiones, alquileres o pensiones alimenticias. 

Si tienes entre 16 y 66 años, pagarás un PRSI de clase S del 4 % sobre todos sus ingresos a efectos fiscales, es decir, los ingresos brutos menos los gastos admisibles. Tendrás que pagar el 4 % de todos sus ingresos o 500 euros, la cantidad que sea mayor.

Si ganas menos de 5.000 € por trabajo autónomo en un año, estás exento de cotizar al PRSI, pero puedes pagar 500€ como contribuyente voluntario (si cumples con el resto de requisitos).

2. USC (Universal Social Charge

Como ocurre con los trabajadores por cuenta ajena, tendrás que pagar este impuesto si tus ingresos brutos superan los 13.000€ al año.

A los ingresos de los autónomos superiores a 100.000 €se les aplica un recargo del 3%. Esto significa que los autónomos pagan en total un 11% de USC sobre cualquier ingreso superior a 100.000 €. El USC no se aplica a las prestaciones sociales o similares, y se paga con el pago preliminar de impuestos.

3. Value Added Tax (VAT)

Debes darte de alta en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) si tu volumen de negocios anual supera o es probable que supere los 75.000 € en el caso de las entregas de bienes, o los 37.500 € en el caso de las prestaciones de servicios. 

Como comerciante, pagarás el IVA sobre los bienes y servicios adquiridos para la empresa y cobrarás el IVA sobre los bienes y servicios prestados por la empresa. La diferencia entre el IVA repercutido y el IVA que te han cobrado deberás abonarla a Hacienda. 

Si el importe del IVA pagado supera el IVA cobrado , Hacienda te devolverá el exceso. Esto garantiza que el IVA lo paga el cliente final y no la empresa.

Impuestos para las empresas en Irlanda

Son muchas las empresas internacionales que se han instalado en Irlanda en los últimos años. El motivo principal es que pagan muy pocos impuestos en comparación con otros países europeos.

Aun así, las compañías deberán hacer frente al IVA en sus operaciones y pagar una determinada cuota por el Impuesto de Sociedades. Este último impuesto es el que hace que el sistema fiscal irlandés sea tan atractivo para este tipo de empresas.

1. VAT (Valued Added Tax)

Como veíamos con los autónomos, las empresas también deberán pagar IVA. Se aplican exactamente las mismas reglas: es necesario registrarse para el pago del IVA si la facturación anual es superior a 75.000 € para el suministro de bienes o de 37.500 € para la prestación de servicios. 

2. Impuesto de Sociedades

Las empresas en Irlanda están sometidas a una tasa impositiva del 12,5%, una de las más bajas del mundo. Esta tasa se aplica a las empresas con residencia fiscal en Irlanda, constituidas legalmente en Irlanda o dirigidas/controladas desde Irlanda. 

Este es uno de los principales atractivos para que muchas empresas multinacionales, como Apple y Google, hayan establecido r su sede europea en el país. Sin embargo, el gobierno irlandés está dispuesto a elevar esta tasa de impuestos a las empresas para alinearse con el compromiso fiscal global del 15%.

Conclusión

El sistema fiscal irlandés es muy competitivo frente a otros países del entorno. Es por eso que muchos trabajadores y empresas han decidido instalarse en la isla Esmeralda.

Aun así, hemos visto que trabajar en Irlanda implica estar atento al pago de determinados impuestos. Aunque generalmente son más bajos que en otros países, también deberás estar pendiente y hacer el pago cuando y cómo corresponda.

Subir